Preparación Para La Cirugía

La optimización nutricional es un componente esencial para mejorar su resistencia y la recuperación antes, durante y después del tratamiento. En momentos de estrés y enfermedad sus demandas nutricionales cambian. Con el fin de satisfacer adecuadamente estas demandas, siga las normas siguientes: 

  • Incluya una fuente de proteína en cada comida y merienda. Buenas fuentes de proteínas son las carnes magras, aves, pescado, huevos, productos lácteos, frijoles, lentejas, nueces y productos de soya.
  • Reduzca al mínimo la ingesta de azúcares al día tales como los caramelos, dulces, y refrescos
  • Trate de incluir 6-7 porciones de frutas y verduras de varios colores diariamente
  • Elija panes y cereales integrales
  • Limite los alimentos altos en grasa y alimentos curados con sal

A veces durante los tratamientos y las enfermedades, puede resultar difícil seguir las pautas de alimentación. Si nota que está perdiendo peso o tiene dificultad para comer lo suficiente, por favor asegúrese de visitar a nuestro Dietista Registrado para obtener recomendaciones personalizadas. Es posible que tenga que ajustar su dieta para poder manejar ciertos síntomas tales como la falta de apetito, cambios en el gusto o el sentirse lleno antes de terminarse la comida. Nuestro Dietista Registrado recomendará cambios a su dieta en base a sus síntomas y sus preferencias alimentarias.

En preparación para la cirugía es muy recomendable que usted:

  • Deje de Fumar
  • Haga ejercicio lo más que pueda (se aconseja caminar durante al menos 30 minutos, dos veces al día).

La tomar estas dos medidas, usted fortalecerá su cuerpo y preparará sus pulmones para la operación. Esto optimizará las posibilidades de un socio de una recuperación más rápida después de la operación.

Permita que nuestro equipo conteste sus preguntas