¿Cómo es Diagnosticado el Mesotelioma?

El mesotelioma puede diagnosticarse mediante el análisis citológico del líquido pleural o por la evaluación histológica de una muestra de tejido (ya sea que se obtenga mediante el uso de una aguja o por medio de una biopsia quirúrgica). No obstante, en algunas ocasiones ni el análisis citológico del líquido pleural ni la evaluación de una muestra de biopsia con aguja pueden brindar un diagnóstico definitivo y preciso. Un alto índice de sospecha de MPM y dudas relacionadas con la identificación del subtipo exacto siguen siendo razónes de preocupación. En estos casos y con el fin de obtener un diagnóstico preciso y definitivo, se aconseja realizar un análisis en una muestra del tumor lo suficientemente amplia, la cual es obtenida quirúrgicamente. Un diagnóstico histológico completo se basa tanto en el aspecto del tejido bajo el microscopio y en la tinción específica utilizada para confirmar el diagnóstico de MPM y así excluir la existencia de otros tipos de tumores malignos que son frecuentes en la cavidad torácica (por ejemplo, el cáncer de pulmón y nódulos metastásicos originarios de otros cánceres sólidos).


¿Cómo es evaluado un nuevo paciente de MPM?

El objetivo principal durante la evaluación de un paciente nuevo de MPM es obtener un conocimiento global del estado de la enfermedad y la salud general del paciente con un énfasis particular del estado funcional pulmonar y cardíaco. Para obtenir el diagnóstico más preciso, el MTC tiene un equipo dedicado de expertos médicos de varios campos que incluye a radiólogos, cirujanos, oncólogos, patólogos, neumólogos para llevar a cabo todas las fases del proceso. Una vez que se lleva a cabo una evaluación completa, un plan de tratamiento va a ser específicamente ajustado en base a las características de la enfermedad, la salud y los deseos del paciente.

Los médicos utilizaran una combinación de su historial médico y su examen físico (síntomas, etc.), así como pruebas clínicas y radiológicas. En muchos casos, también se recomienda métodos invasivos tales como la toma de muestras de tejido con el fin de delinear el curso preciso de la enfermedad, lo cual es crucial para así divisar del mejor plan de tratamiento.

Hay varios pasos en el proceso de estadificación y evaluación:

  • Historial y Examen Físico. Revisaremos su historial médico, incluyendo cualquier antecedente de exposición al asbesto. También llevamos a cabo un examen físico completo. 
  • Pruebas clínicas. Exámenes clínicos sensillos, tales como pruebas de caminata por seis minutos, pueden proporcionar información importante sobre la función de sus pulmones. 
  • Pruebas de la Función Pulmonar. Esta prueba estima el volumen de aire que usted puede inhalar y exhalar, así como el volumen total de los pulmones. Este examen puede ayudar a diagnosticar y medir la gravedad de las enfermedades pulmonares. 
  • Imaginología. Varios estudios por imágenes pueden ser realizadas para identificar la presencia de mesotelioma y determinar si se ha propagado. Otros estudios por imágenes ayudarán a medir y cuantificar la función del corazón y los pulmones. Los estudios de imagen incluyen:
    • La radiografía de tórax. Una radiografía puede mostrar si la grosura de la pleura (el saco que cubre los pulmones y reviste la pared torácica) a incrementado. Estos exámenes también mostraran si existen depósitos de calcio en la pleura. Una radiografía puede mostrar tambien si hay una acumulación de líquido alrededor de los pulmones (llamado derrame pleural) o en el abdomen (conocido como ascitis).
    • Tomografía Computarizada (TC). Una tomografía computarizada ayuda a definir la extensión del tumor. La tomografía computarizada es un procedimiento de rayos X en el cual un escáner rota alrededor del cuerpo para obtener imágenes transversales detalladas. Una tomografía computarizada ayuda a determinar la ubicación, el tamaño y el alcance de los tumores de mesotelioma y puede ayudar a determinar si el tumor se ha diseminado.
    • Tomografía por Emisión de Positrones - Tomografía Computarizada (TEP-TC). El PET-CT le mostrará a su equipo de tratamiento la extensión del tumor. Esto se hace en base a que las células malignas absorben el azúcar más rápido que las células normales. De esta manera, la exploración mostrará la ubicación de las células tumorales. Esto ayudará en la planificación de su programa de tratamiento.
    • Imagen de Resonancia Magnética (MRI). Un MRI utiliza ondas de radio e imanes potentes en lugar de rayos-X. Esta prueba diagnóstica produce imágenes transversales del cuerpo como lo hace un escáner CT, pero también produce imágenes que son paralelas con la longitud de su cuerpo (tanto de adelante hacia atrás y de lado a lado), lo cual provee información más detallada que ayuda a perfeccionar la estadificación y así poder delinear de mejor manera  la extensión de la enfermedad.
    • Ecocardiograma. Un ecocardiograma utiliza ondas de sonido de alta frecuencia para crear una imagen del músculo cardíaco. Una prueba de "eco" puede proporcionar información muy útil, incluyendo el tamaño y la forma del corazón, la fuerza de bombeo, y la ubicación y magnitud de cualquier daño o enfermedad del corazón.
    • Gammagrafía de Ventilación/Perfusión (VP). Una exploración VP es una exploración de medicina nuclear que utiliza material radiactivo (radiofármaco) para examinar el flujo de aire (ventilación) y el flujo sanguíneo (perfusión) en los pulmones. El objetivo del análisis es determinar la contribución de cada uno de los pulmones hacia el trabajo y esfuerzo respiratorio.
  • Estadificación Quirúrgica.Tres lugares quirúrgicos se pueden explorar como parte de la estadificación del MPM. Estos lugares son el tórax (pecho); el mediastino anterior (el espacio anterior a la parte de la vía aérea), y el peritoneo (cavidad abdominal) Estos espacios son exploradas utilizando tecnologías quirúrgicas mínimamente invasivas.
    • El pecho (tórax) pueden ser exploradas mediante un procedimiento llamado toracoscopia asistida con video. Este procedimiento requiere hacer una o dos pequeñas incisiones en el pecho, que se utilizan para introducir una cámara pequeña de video e instrumentos. Este procedimiento se realiza sólo en caso de que el cirujano sienta que más datos son necesarios para determinar el grado de la enfermedad en el tórax o en casos en los cuales se requiera tejido adicional del tumor para confirmar el diagnóstico.
    • El mediastino puede ser explorado mediante un procedimiento llamado mediastinoscopía. Este procedimiento requiere que se haga una pequeña incisión en la base del cuello, que se utiliza para introducir una cámara de video pequeña e instrumentos. Este procedimiento facilita la toma de muestras de los ganglios linfáticos en el mediastino y proporciona datos valiosos en cuanto a la propagación de la enfermedad a este sitio. Las participaciones de los ganglios linfáticos en el mediastino pueden sugerir el uso de la quimioterapia. Un resultado negativo puede que permita el uso de la cirugía.
    • El peritoneo puede ser explorado mediante un procedimiento llamado laparoscopia. Este procedimiento requiere que se haga una pequeña incisión en el abdomen, por el cual se introduce una cámara de video pequeña e instrumentos. Este procedimiento le permite al cirujano evaluar la cavidad abdominal por invasión de MPM y a parte la superficie inferior del diafragma es inspeccionada, así como el abdomen en su totalidad. Además, la cavidad abdominal es lavada y los productos se envian para que se le realicen análisis citológicos. Cabe la posibilidad de que muestras aleatoras de biopsias peritoneales sean recolectadas. Participación positiva de la guía de la cavidad peritoneal pueden guiar hacia el uso de la quimioterapia. Un hallazgo negativo puede llevar a una opción quirúrgica.

Factores que afectan los resultados de mesotelioma MPM y Tasas de Supervivencia
La etapa de la enfermedad es un marcador de pronóstico muy importante. Se determina mediante la definición de la carga local de la enfermedad (denominador del tumor), así como su propagación a los órganos linfáticos (denominador ganglionar) y a sitios distantes (metástasis). La etapa inicial de la enfermedad es asociada con mejores resultados y es una variable crítica que afecta el diseño del plan de tratamiento. Por lo tanto, en el MTC, llevamos a cabo un procedimiento de estadificación riguroso para determinar con la mayor precisión posible, el curso de la enfermedad antes de recomendar un plan de tratamiento definitivo. Esto nos proporciona los datos necesarios para predecir el pronóstico del paciente con mayor precisión y el potencial que el paciente tiene para beneficiarse de la cirugía.

El subtipo histológico del MPM también afecta la tasa de supervivencia, siendo el subtipo epitelioide el que tiene el mejor pronóstico y el subtipo sarcomatoide el que tiene el peor diagnóstico. Otros factores que pueden predecir un resultado favorable incluyen ser joven, del sexo femenino, estar en buen estado general (determinado durante las pruebas iniciales), estar en la etapa inicial de la enfermedad, y no padecer de dolor en el pecho al momento de ser diagnosticado.

Permita que nuestro equipo conteste sus preguntas